Familia LeBarón rechaza hipótesis de la “confusión” en el ataque; la pregunta es ¿por qué lo hicieron?

proceso.com.mx

LA MORITA, Son., (apro).- La familia LeBarón dejó sus actividades y luto para atender a una centena de representantes de medios de comunicación que desde los primeros días de la semana arribaron a esta comunidad alejada, en un lado ciego de Sonora y Chihuahua.

Visiblemente consternados los LeBarón enviaron un par de mensajes claros:

Rechazar la “verdad histórica” de que el ataque en el que perdieron la vida nueve de sus integrantes fue una confusión y de que van a defender hasta sus últimas consecuencias su comunidad.

Julián LeBarón aseguró desde el seno de su casa, localizado en La Morita, a unos 328 kilómetros al extremo noreste de Hermosillo, que no existe “confusión” alguna en la masacre orquestada contra sus familiares.

“Sabemos que las personas que dispararon conocían con precisión que los pasajeros del automóvil eran mujeres y niños, hay muchas evidencias, hay muchas pruebas”, manifestó.

Y después puntualizó:

“No hubo confusión a quiénes les estaban disparando, en lo que hay mucha confusión es en el por qué lo hicieron”.

La determinación de la familia LeBarón está a la vista de todos al confirmar que erigieron una comunidad mormona con viviendas firmes, huertos sanos y productivos, así como una cadena de comercialización que inicia en México y concluye en Estados Unidos.

“Nosotros creemos que la libertad nos la dio Dios y entonces nosotros no sólo tenemos el derecho, sino el deber de defender lo que es nuestro mundo, no vamos a quedarnos callados y tampoco vamos a dejar que la maldad se quede con lo que es nuestro”, expresó Julián LeBarón.

Y advirtió:

“Creo que todo humano tiene el derecho de defenderse, incluso la misma autoridad nos dice que tiene el monopolio del servicio de seguridad y justicia porque nosotros se los dimos, y si ellos no están cumpliendo con ese deber, claro que tenemos el derecho de ofendernos, y el que lo niegue es una estupidez”.

La Morita, una comunidad perteneciente al municipio de Bavispe, pueblo natal del secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, fue asentada en una meseta formada entre las sierras de Sonora y Chihuahua.

Este jueves por la mañana se tiene programado realizar las pompas fúnebres en la comunidad de La Morita, para una de las madres de familia y cuatro de sus hijos.

Ya por la tarde, un cortejo fúnebre partirá a Galeana, Chihuahua donde se dará sepultura al resto de las víctimas.

Compartir